El extraño hábito, que trabajado cada semana, hace que tu negocio funcione.

El marketing y los negocios digitales se han puesto de moda y las barreras de entrada son mínimas hoy día.

Como sé que todo el mundo te puede calentar la cabeza con sus servicios, no voy a tratar de convencerte.

Sólo te explicaré en las próximas líneas lo que creo que cualquier negocio necesita para funcionar.

No voy a dejarme nada y con toda esta información podrás tomar mejores decisiones.


Qué jodido es estar perdido. No saber qué hacer. No duermes, no comes, no haces deporte, te relacionas poco o nada, sales de casa para lo justo … No vives, en definitiva.

En mayor o menor medida nos ha pasado a todos alguna vez. La edad, las obligaciones, los hijos …

Sé de lo que hablo porque yo también estuve así. No soy psicólogo, pero se puede cambiar. Ahora bien, cuando no sabes que hacer, vale la pena buscar opciones y ayuda.

Al menos eso ya es un gran paso.

Te voy a contar algo que me ocurrió hace unos años:

En una charla inesperada a la que asistí, encontré parte de mi camino a recorrer para cambiar cosas. Hablo a nivel profesional. 

En aquella charla el ponente nos sugirió que si no sabíamos a que dedicarnos en la vida, que miráramos que tipo de libros leíamos y eso nos daría pistas muy buenas.

Y lo fueron.

Tengo hobbies y el que más me ha gustado de siempre es leer. Muy poca ficción y mucho ensayo en relación a tres temáticas: empresa, internet y animales.

Tengo mi librería llena de estos libros. Sobre todo los dos primeros.

Ya ves tú. Mis amigos leyendo cosas para evadirse y yo «metiéndome en vena» casos de empresas, marketing, estrategias, posicionamientos, campañas publicitarias, naturaleza, perros, gatos, aves … De todo vamos.

Y te puedes imaginar que cuando haces lo que le gusta, puedes estar horas. Es esa sensación de fluir. Lo mismo te ha pasado.

Así que llega un momento en el que quieres hacerlo y además a tu manera. Malditos hobbies.

También te digo, para que lo veas de otra forma, que precisamente los hobbies, aunque no lo creas, son una fuente de problemas a la larga.

Están genial. De veras que lo están, pero conocer el mundo de los negocios: competidores, tácticas y mucho más, es absolutamente necesario para mantenerse a flote. 

La parte del hobby no se suele dejar de lado, pero la de negocio a veces nos falla. No me hubiera metido en esto sin haberlo visto tantas veces. 

Los cambios en los negocios y su digitalización han hecho que la línea de flotabilidad se tambalee mucho más que antes.

Suele ser habitual, cuando buscas soluciones para tu negocio, encontrarte con empresas o profesionales que te ofrecen acciones para mejorarlo. Y pueden funcionar.

También es verdad que a la larga, y a veces a la corta, vuelves a necesitarles. Es como las bebidas gaseosas, que pasado un tiempo pierden sus propiedades. Si quieres vivir esa experiencia de nuevo debes pedirte otra.

Pero, ¿por qué ocurre esto? Es sencillo de explicar.

Porque lo que te ofrecen no va a la raíz, al origen de tus problemas, sino a la parte visible, la superior. La que todos conocemos. La que vemos cada día.

Publicidad, SEO, usabilidad, redes sociales, web …

¿Te suena?

Es la zona en la que sólo pones parches, pero no atacas el problema desde la base.

Cada día vas a encontrarte con este tipo de soluciones y cada vez hay más profesionales que hacen sólo esto. ¿Los necesitas? Sin duda.

Pero primero hay que solucionar los problemas en la base de tu negocio, que son otros.

Dime si estas preguntas resuenan en tu cabeza:

¿Por qué no me compran?

O mejor

¿Por qué me compran?

¿Soy caro?

¿Por qué no me conocen?

¿Cómo vendo mis productos?

¿Dónde lo hago?

¿Resuenan?

Sé que si. Porque aplican a cualquier negocio o proyecto de la vida. Cualquiera.

Y el error inicial suele estar en que buscamos las respuestas en acciones como las ya mencionadas: redes sociales, SEO, publicidad, web … cuando en realidad deberías responder a preguntas como estas otras:

¿Acaso que no me compren es un problema con mi competencia?,

¿O con mi tipo de cliente?

¿O es el mercado en el que me muevo?

¿Puedo tener clientes que paguen más por mis servicios o productos?

¿Hay mercado hoy para mi en este negocio?, ¿en esta temática?

Estas últimas preguntas y otras muchas, junto con las respuestas, son las que inevitablemente harán que tomes buenas decisiones de negocio. Inevitablemente.

Tampoco debes olvidar que por mucho que cambien las tecnologías y lo que hagamos con ellas, la base de tu negocio siempre necesitará los mismos ingredientes: análisis de mercado, de clientes, tácticas …

Trazar un mapa o sistema es lo que garantiza resultados. Lo que aprendas lo podrás trasladar a cualquier negocio que quieras empezar.

Cualquiera.

Seguir paso a paso indicaciones de alguien que ha pasado por ahí ayuda a ver las cosas con claridad. Yo también los tuve y busqué, leí, apendí y finalmente actué.

La vida es cambio siempre. Por eso da igual lo que haya en la parte visual, la de internet, televisión, radio … la que sea que nos quiera vender acción. 

Siempre que tengamos claro que trabajar en la base de nuestro negocio es trabajar a futuro, el viaje será complicado también, pero mucho menos.

Si desaparecen mañana Google o Facebook, ten por seguro que será más fácil poder afrontarlo trabajándolo así.

Es normal querer solucionar los problemas cuanto antes y al principio nos cegamos con soluciones milagrosas o de corto recorrido. Yo las he pagado en alguna ocasión. Qué le vas a hacer. Lo mejor es aprender de esas decisiones y no dejar que te rompa la cabeza. A otra cosa.

El resultado es el arriba mencionado.

Pedimos SEO, usabilidad, redes sociales, una web …

Pero si tienes paciencia y trabajas a largo plazo, la inversión es muy aceptable. De veras que lo creo así. En pocos días lo puedes empezar a comprobar.

Una vez aceptamos trabajar juntos lo que hago es lo siguiente:

1.

Una reunión inicial en la que me cuentas tu negocio y lo que te ocurre. El tiempo que necesitemos. Es vital dejar cosas claras al principio.

Empezaré a analizar en los días sucesivos quien es tu cliente, tu competencia y quien eres tú respecto a tu negocio. Nada raro, pero saberlo me dará mucha visión que hoy no tengo.

(En unos días, si, hablo de días, empezarás a dibujar en tu mente una especie de mapa donde irás viéndote reflejad@.)

2.

Una vez hayamos pasado por aquí tendremos una reunión en la que comentaré los resultados y si veo o no tu negocio viable tal cual está hoy.

Dicho esto, lo habitual es que se puedan hacer cosas para mejorarlo, pero siempre dependerá de ti. En algún caso el proceso ha terminado aquí. Los miedos siempre están ahí y es humano parar. Es buena decisión también. Facturaría el 50% del trabajo.

3.

Te plantearé estrategias posibles una vez hemos aceptado continuar con el proyecto hasta el final. Las estrategias pueden ser muchas, pero dependerá de hasta dónde quieras/puedas llegar. No es lo mismo para una empresa con 10 tiendas, que para un autónomo o una ONG.

(Cuando este momento llegue, ya habrás tomado decisiones. Ya coges tu negocio por la base. Es una sensación de control que quizás no habías tenido nunca. Te permitirá tener confianza en todo lo que hagas, tanto en tu vida profesional como personal. Sí, esto también sucede. Y dormirás.)

4.

Una vez «cerremos» la estrategia se trabaja en la ejecución. Lo que hay que hacer para que la estrategia funcione. Lo mencionado arriba: SEO, redes sociales, publicidad … ahora tiene sentido.

5.

Extra, bonus o como quieras llamarlo.

Por último habría una fase de organizar todo el trabajo de ejecución. Calendarizarlo y poner herramientas de control. Esta fase hoy está incluida en todo el proceso, pero el precio del servicio subirá. Y será pronto.

Que sepas también, que:

Lo que aprendas, tuyo será. Y podrás aplicarlo a otros negocios.
Verás en tu día a día por qué hay negocios que funcionan y otros lo tienen más complicado.
Los objetivos sin sistema te harán gastar sin control. Aquí aprenderás un sistema y a tener control.
Irás paso a paso y eso te permitirá pensar lo que estás haciendo y avanzar, corregir o abandonar.
Entenderás los motivos por los que los negocios fallan de forma recurrente.
Tener un hobby es la leche, tenerlo como negocio mucho más, y que funcione y no pierdas dinero como le pasa al 90% que siempre se comenta, ya es increíble.
Trabajo con máximo 2 clientes a la vez. No puedo aceptar encargos que mermen los resultados finales.  No lo recomiendo para ti ni para mi. Y entre 4 y 8 semanas, como máximo, todo estará sobre la mesa. He sido testigo de lo complicado que es trabajar con muchos clientes cada día.
Si vieras lo sencillo que es llevar tu negocio, con orden y disciplina diaria, desearías haberlo hecho antes.
Encontraremos el camino, el sistema, que puedas mirar una y otra vez para reconducir la situación.


Por cierto, te iré dando información constante de cómo va todo. De inicio a fin.

Vamos, que no te voy a dejar a tu suerte. Eso demostraría cero empatía por tu persona y tu negocio.

No sé cual es tu negocio ni tampoco lo que funcionará en él, pero el trabajo nos lo mostrará.
Veremos opciones que se escuchan por ahí, otras que no se han escuchado nunca y otras que probablemente se empezarán a escuchar.
Veremos qué da como resultado todo el trabajo. Esperar sin hacer nada suele ser mucho peor.
Cuando uno va al médico y no sabe lo que te pasa, lógico, lo primero que te manda hacer es un análisis de sangre. Ya que lo hacemos con nuestra vida, ¿por qué siempre cuesta hacerlo con nuestro sustento?
Dejé de trabajar en consultoras. Dedicaba mi tiempo a trabajar con muchos clientes y la capacidad de decidir no la teníamos al 100%. Ahora decido al 100% cómo y con quien trabajo. Esto aporta una dedicación más profunda para ti y un mayor conocimiento de tu negocio … si quieres.
No debería ser normal trabajar con inercias, pero se hace de forma habitual, casi sin querer. Entre el 60% y 90% de las empresas cierra antes de cumplir el quinto año de vida. Al menos eso dicen los estudios. Y en buena parte seguro tiene solución.
Mejor entender cómo invertir el dinero donde debes antes de gastarlo donde no debes. Esto es lo que aporta un sistema de trabajo.
La  estrategia para saber donde te has quedado tirado, como les pasa a los pilotos profesionales, es lo que te permitirá aprender y mejorarlo para tu próxima carrera.
Cómo volver al circuito con garantías y no salirte en la misma curva dando los pasos correctos.
La razón por la que conocer en que invertir hoy te hará tomar mucho mejores decisiones mañana.
Te contaré que momento de hablar en público me ayudó a tomar mejores decisiones de futuro. Y como lo hice con ayuda de Guillermo del Toro y James Cameron.
Hacer publicidad hoy de primeras es un error, pero te explicaré porque casi todo el mundo lo recomienda.
El orden empieza fijando día y hora para trabajar de manera rutinaria. Así empezaremos a poner las bases.
Te mostraré por que es mejor trabajar de uno a uno hoy y por que lo hago de esa manera.
Orden y disciplina. Sólo con eso ya avanzarás en encontrar soluciones.
El camino permite dibujar . Y todo para ser diferencial. donde te encuentras tú y donde se encuentra tu competencia


¿Sabré lo que le pasa a mi negocio si contrato el servicio?

Lo sabrás todo, incluso si hubiera que cerrarlo.

Esto es decir mucho, pero a veces pasa. Lo bueno es que se puede cambiar la tendencia, tomar conciencia de lo que tienes y hacerlo rentable. Primero sostenible y luego rentable.

Antes de terminar déjame explicarte una cosa importante:

Normalmente me encuentro con dos tipos de clientes: los que tienen un poco más de experiencia en temas de marketing y los que están dando sus primeros pasos. Y esto antes era muy importante saberlo a la hora de tomar la mejor decisión posible sobre qué contratar. Por eso lo he cambiado:

Tanto si sabes mucho como si sabes poco, no debería afectar al servicio. Así que lo he simplificado a tope.

Una vez empecemos a trabajar, iré avanzando en la sombra, y cuando necesite información te la iré pidiendo. De esta forma el trabajo no se ralentiza y puedes estar a tus cosas. Este es el motivo principal por el que lo hago así.

Como sé donde suelen aparecer estas situaciones, trataré de adelantarme para que en pocas semanas esté todo el trabajo terminado y listo para ejecutar.

Pero antes de tomar ninguna decisión contáctame y así analizo el tiempo que me podría llevar ayudarte así como fechas para hacerlo en función de la carga de trabajo que tenga en ese momento.

El servicio cuesta 1.000€ + IVA

Podría interesarme este servicio

Responsable: Jorge Alastuey. 

Finalidad: Gestión y resolución de dudas.

Legitimación: Ejecución de la relación comercial o contractual entre ambas partes, así como el consentimiento solicitado en este momento para el envío de información. 

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la Política de Privacidad.

También hay otra opción, que tiene que ver con una sesión por videoconferencia, donde me cuentes y profundices más en tu negocio y en qué situación te encuentras, antes de hacer un desembolso mayor.

Te permitirá saber que servicio se adecúa mejor a tu situación e incluso descartarme como opción para ti.

De igual forma te servirá para conocerme y ver como trabajo. Esta sesión, de unos 90 minutos de duración, cuesta 75€ y la puedes reservar aquí mismo.

Pago seguro con tarjeta o Paypal

Dudas razonables que me transmiten

¿Crees que el tiempo será un problema para sacarle partido?

Francamente, si tienes poco tiempo, es mejor ni empezar. No por nada, pero por experiencia los mejores resultados son los de personas que se involucran un mínimo. Y aunque sea poco como he comentado más arriba, necesitaré respuestas a las dudas que me surjan.

¿Es caro o barato?

Si consigues que alguien esté contigo de la mano cada semana, responda tus dudas rápidamente y sólo trabaje con 2 clientes a la vez, eso tiene un valor. Y entiendo de la misma forma que haya quien no lo necesite o no lo quiera así. Y para eso como todo en la vida hay otras opciones muy respetables.

¿Se puede financiar?

La realidad es que hoy no se puede, pero estoy viendo cómo hacerlo. Entiendo que las circunstancias de cada uno son las que son. Estoy buscando alternativas fiables para todos y en cuanto decida una, la pondré disponible.

¿Me costará entender ciertos conceptos más técnicos?

En el marketing se suele hablar con lenguaje técnico, incluso estúpido para decir ciertas cosas. No se debería utilizar jerga ni anglicismos, pero se hace. Por suerte tenemos un idioma muy rico y siempre hay versión en castellano para casi todo. Aunque a veces me salgan esas palabras impronunciables, hay solución. Así que por eso no deberías preocuparte.

Los conceptos relacionados con el negocio, ¿son complicados de entender?

Si tus dudas tienen que ver con encontrarnos conceptos desconocidos para ti hoy, la respuesta es que sí. Los hay. Si son complicados de entender o no, dependen de cada uno. Pero como iremos de la mano en todo este proceso, me vas a tener disponible para que te los explique cuantas veces quieras. ¡Y con ejemplos! que se ve todo mejor.

Esto no es como prepararse una oposición, de forma que aprender para volcar en un examen los conocimientos nunca es la mejor opción. Y menos si tu sustento depende de ello.

Tampoco debemos olvidar que en el mundo de los negocios hay conceptos y diversas formas de hacer las cosas. Diría que hay miles de opciones. Yo trabajo unas de forma habitual, pero incorporo cosas nuevas que creo pueden ser de valor según el caso.

La mejor forma de aprender conceptos es trabajarlos una y otra vez.

Necesito privacidad

Por supuesto, voy a respetar tu privacidad, nadie sabrá que estoy trabajando contigo ni tengo la menor intención de exhibirte. Tendré que tener acceso a información de tu negocio y las estrategias que te voy a sugerir son muy efectivas y cuanta menos información tenga yo, mejor. Para ambos.

Facilítame un contrato de privacidad y te lo firmo.

¿Qué es exactamente lo que tendré que hacer yo?

Tendremos una reunión inicial donde me explicarás de forma profunda tu negocio y a partir de ahí iremos avanzando. El proceso es éste comentado arriba.

1.

Una reunión inicial en la que me cuentas tu negocio y lo que te ocurre. El tiempo que necesitemos. Es vital dejar cosas claras al principio.

Empezaré a analizar en los días sucesivos quien es tu cliente, tu competencia y quien eres tú respecto a tu negocio. Nada raro, pero saberlo me dará mucha visión que hoy no tengo.

(En unos días, si, hablo de días, empezarás a dibujar en tu mente una especie de mapa donde irás viéndote reflejad@.)

2.

Una vez hayamos pasado por aquí tendremos una reunión en la que comentaré los resultados y si veo o no tu negocio viable tal cual está hoy.

Dicho esto, lo habitual es que se puedan hacer cosas para mejorarlo, pero siempre dependerá de ti. En algún caso el proceso ha terminado aquí. Los miedos siempre están ahí y es humano parar. Es buena decisión también. Facturaría el 50% del trabajo.

3.

Te plantearé estrategias posibles una vez hemos aceptado continuar con el proyecto hasta el final. Las estrategias pueden ser muchas, pero dependerá de hasta dónde quieras/puedas llegar. No es lo mismo para una empresa con 10 tiendas, que para un autónomo o una ONG.

(Cuando este momento llegue, ya habrás tomado decisiones. Ya coges tu negocio por la base. Es una sensación de control que quizás no habías tenido nunca. Te permitirá tener confianza en todo lo que hagas, tanto en tu vida profesional como personal. Sí, esto también sucede. Y dormirás.)

4.

Una vez «cerremos» la estrategia se trabaja en la ejecución. Lo que hay que hacer para que la estrategia funcione. Lo mencionado arriba: SEO, redes sociales, publicidad … ahora tiene sentido.

5.

Extra, bonus o como quieras llamarlo.

Por último habría una fase de organizar todo el trabajo de ejecución. Calendarizarlo y poner herramientas de control. Esta fase hoy está incluida en todo el proceso, pero el precio del servicio subirá. Y será pronto.

¿Qué tipo de personas le sacarán partido?

Pues esta pregunta tiene una respuesta muy clara en base a mi experiencia. Hay personas que le sacan partido y otras no. Tal cual.

El trabajo «gordo»lo haré yo, pero la aplicación del mismo la deberás hacer tú. Y como todo en la vida, las decisión de hacer las cosas o no, es tuya.

Antes de contratar nada es mejor tenerlo claro. Sé que soy un pesado, pero no hay otra forma de conseguirlo. La inversión no es pequeña.

¿Crees que el tiempo será un problema para sacarle partido?

En realidad puedes plantearte esto como una formación. Te servirá para cualquier negocio. Si bien es cierto que lo que dure estaré «encima» tuya para que obtengas los mejores resultados.

¿Das soporte?

Por supuesto. En realidad este servicio no se podría dar sin soporte. Estoy contigo tutorizando todo el proceso vía internet. Además tienes mi mail para las dudas que puedan surgirte. Contesto en no más de 24 horas. Y en función del servicio que contrates hasta hablaremos cada día.

¿En qué se diferencia tu servicio de otros?

Esta pregunta me la hacen de vez en cuando, y no sabría decirte. No estoy muy al tanto de lo que ofrecen los demás. Uso este sistema y lo aplico cada día. Una y otra vez. Es la mejor forma de perfeccionarlo, ofrecerlo y conseguir resultados. Este servicio primero lo he probado conmigo mismo.

¿Ofreces soporte posterior al servicio?

Si

El servicio termina un día concreto y a partir de entonces debes avanzar tú. No obstante ofrezco un tipo de suscripción mensual a modo de resolver dudas y ver los avances. Una especie de seguimiento. Lo hablamos después de terminar el servicio.

¿Cómo se paga el servicio?

Antes de pagar nada hablaremos. Una vez nos hayamos puesto de acuerdo te enviaré un mail donde verás como hacerlo. Lo podrás hacer a través de tarjeta de crédito o transferencia bancaria. Y se hace en un único pago o bien en dos pagos (50% al contratar y el otro 50% al empezar). No obstante estoy trabajando en otras formas de hacerlo más cómodas.

¿Tu servicio es aplicable en cualquier parte del mundo?

Si, aunque hoy prefiero trabajarlo solamente con personas que hablen español. Pero si, se podría trabajar en países de todo tipo. Sólo hay que enfocarlo así desde el principio.

¿Cuánto tiempo se tarda en empezar a trabajar?

Lo resumo en cuatro pasos:

  1. Me contactas para ver cual es la mejor forma en que te puedo ayudar.
  2. Cerramos unas fechas de comienzo en función de la demanda que yo tenga y tu disponibilidad.
  3. Haces el pago.
  4. Comenzamos a trabajar en la fecha pactada.

¿Haces descuentos?

La verdad es que ni me lo planteo aunque me lo dicen de vez en cuando. El servicio vale lo que pido, claro que esto es mi impresión personal. Si no crees en el valor que puedo aportarte, por suerte hay muchas opciones en el mercado hoy para elegir.

Ahora que ya sabes el coste del servicio en todas sus modalidades … 

¿Merecerá la pena la inversión?

Saber donde te encuentras y volver a donde sea necesario para tomar las decisiones correctas es lo que tendrás con el servicio. Lógicamente, la decisión es tuya. Y eso lo sabes mejor que yo.

Antes de tomar ninguna decisión contáctame y así analizo el tiempo que me podría llevar ayudarte y ofrecerte la mejor de las opciones. También fechas para hacerlo en función de la carga de trabajo que tenga en ese momento.

Podría interesarme este servicio

Responsable: Jorge Alastuey. 

Finalidad: Gestión y resolución de dudas.

Legitimación: Ejecución de la relación comercial o contractual entre ambas partes, así como el consentimiento solicitado en este momento para el envío de información. 

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la Política de Privacidad.