Expresión corriente que hoy sabrás de donde viene

Tengo amigos bomberos. Unos cuantos.

Una raza aparte.

Todo el día corriendo. No se pueden quedar en casa.

Parecen abuelas del siglo pasado. 

Y como trabajan a turnos amplios, suelen tener mucho tiempo libre.

Se buscan quehaceres.

Agricultura, estudios, carreras por el monte, tocar instrumentos …

No paran.

Si no se buscaran quehaceres, se volverían locos. Son gente muy activa por norma general.

También son gente que ha sido muy de oficio.

Cerrajeros, fontaneros, mecánicos, electricistas …

Por eso, hace ya muchos años, les llamaban para todo. Y para todo o casi todo tenían respuesta.

Que se dejaban las llaves en casa, bomberos.

Que se subía un gato a un árbol, bomberos.

Cosas de ese tipo.

Y como son gente habituada a hacer de todo en momentos complicados o escasos, muchas de esas soluciones eran un poco extravagantes.

De ahí la expresión «ideas de bombero».

Los emprendedores también parecemos bomberos. Buscamos la solución a problemas de la mejor forma posible. Muchos controlan/controlamos un poco de todo, aunque nos especialicemos en algo concreto. La curiosidad vale de mucho aquí.

Por este motivo asesoro en ciertas soluciones a clientes, pero no las ejecuto normalmente. Porque cuando alguien las viera, diría que son ideas de bombero.

Cada mochuelo a su olivo, tirando de refranero español.

Yo veo qué ocurre en los negocios y dibujo un mapa para saber como está. Aporto rutas y quehaceres para poner la empresa donde merece. Y luego se ejecutan con bomberos o especialistas. Eso ya es cosa tuya.

¡Buen domingo!

PD: Parece una expresión peyorativa, pero creo que hoy es un valor. 

PD: Algunas cosas si ejecuto. Escribir puede ser una. 

Si me dejas tu mail te enviaré unos correos en los que explico porque muchas empresas no usan el correo electrónico para vender y lo que pierden con ello.

Ideas seguro que te llevas y es gratis.

.