Idea de negocio antibalas

Te la cuento con una historia, claro.

Estábamos el pasado lunes en el centro deportivo al que suelo ir y uno de mis hijos vino, por enésima vez, con una agujero en los pantalones. En la zona de la rodilla. Nada nuevo.

Ayer martes mientras comíamos lo hablamos.

Estos niños no tienen cuidado con nada

Se nos han acabado los parches

Los vamos desheredar

Ni aun comprando en Primark ahorramos dinero.

El caso es que me vino a la cabeza una idea.

Una idea que solucionaría todos los problemas de los padres con niños pequeños.

Una idea que hará perder su trabajo a los sastres. Y a las abuelas.

Kevlarlones.

Pantalones para niños de Kevlar.

El dominio está ahí llamándome.

Pensarás que estoy loco. Vaya idea. Pantalones antibalas.

Pues los hay, pero no he visto para niños. Normalmente son pantalones que vienen recubiertos con capas de Kevlar. Para motoristas.

También fue una idea loca vender piedras como mascotas. Y Gary Ross Dahl se forró. Eran los 70.

A saber si ese negocio hubiera pasado la criba de la idea inicial hoy, pero en aquel momento lo petó.

Por eso las ideas hay que hablarlas y ver si son ideas o pueden ser algo más.

Si es descabellado o no solamente el mercado nos lo dirá. Y pasa lo mismo con las ideas que se te pasan por la cabeza para mover tu negocio.

Por eso creé este servicio de ideas locas.

Si me dejas tu mail te enviaré unos correos en los que explico porque muchas empresas no usan el correo electrónico para vender y lo que pierden con ello.

Ideas seguro que te llevas y es gratis.

.