Perrrros, turrrrones, corrrreos electrónicos y aurrrriculares.

Estás un día tranquilamente en tu clínica y aparece la dueña de un can diciendo que cree que su perro se ha comido sus auriculares.

Pensando en auriculares, pues lo hay de muchos tamaños.

Tamaño Lebron.

Tamaño nerd.

Tamaño botón.

Y va y te dice la muchacha que no encuentra ni la caja ni los auriculares.

Pues eso es más o menos lo que le pasó a Jimmy, el perro que se comió los Airpods de su dueña.

La prueba sin género de dudas.

Jimmy se había pimplado todo el kit.

Menos mal que era un Golden Retriever. Un carlino no lo cuenta.

Si eran los «económicos» pues unos 200$. Si eran los no económicos, pues cerca de 300$.

Al pobre animal lo tuvieron que abrir en canal para sacárselo. Pero tranquiles, que está bien.

Si el centro médico hubiera querido sacar tajada y dinero de aquello, hubiera hecho algún tipo de promoción. Lo que fuera.

Como por ejemplo hizo Fabián, de turronesydulces, cuando realizó una encuesta sobre los políticos españoles. Y una vez salieron los resultados, les envió un pack a cada político en cuestión.

Se viralizó y estuvo días preparando turrones para media España.

Y este tipo de cosas, a veces un poco locas, son las que salen en reuniones de este tipo. Aquí abajo.

Si me dejas tu mail te enviaré unos correos en los que explico porque muchas empresas no usan el correo electrónico para vender y lo que pierden con ello.

Ideas seguro que te llevas y es gratis.

.