Si la web por la que has pagado miles apesta, probablemente sea por esto.

En estas líneas quiero comentar porque en muchas ocasiones compramos webs de mierda y qué hacer para minimizarlo. Seamos sinceros, hacerlo al 100% es imposible.

Hablo de experiencias propias.

En este mundo donde hay tanto intrusismo, y creo que donde menos hay es en profesiones en las que necesitas titulaciones para ejercer, es fácil que te la metan doblada. Salvo abogados y médicos …

Yo estudié electrónica y ya sabes a lo que me dedico.

Incluso te valdrá para descartarme.

Uno sabe de lo que hace.

Si eres fontanero, de tuberías.

Si eres repostero, de pasteles.

Si eres relojero, de relojes.

No tienes por qué saber cómo se hace una web.

Elegir a alguien que plasme lo que llevas en tu mente para que eso te haga ganar dinero no es nada fácil.

NADA FÁCIL.

Una cosa es diseñar una web y otra diseñar un negocio que como mínimo tenga los ingredientes para hacerte ganar algo de dinero. Algo que cubra lo que has invertido en tu web por lo menos. Si es que quieres ganar dinero con tu web.

Dicho esto voy a hacer un listado de criterios que yo uso y no me han fallado.

Criterios que tengo después de tragar mucha mierda. Para mí y para otros.

Es mi experiencia, pero si te la han clavado varias veces puedes probar y decirme qué tal te ha ido en comentarios o donde leas esto.

El triunvirato, pero no de Roma.

Hay tres cosas que siempre veo y que son las que marcan una buena o mala elección. Siempre.

Comunicación, organización y profesionalidad.

De estas tres, aunque te suene raro, la profesionalidad es la última que miro.

Comunicación

Más simple no puede ser. Una persona que no se comunica hay que descartarla siempre.

SIEM-PRE

Cuando hablo de comunicación hablo de que al menos te conteste a lo que le preguntes y lo haga en uno o dos días. O incluso tres.

A ver, que todos estamos ocupados, pero si vas a darle a alguien tu dinero, qué menos que te respete.

Una persona involucrada con su negocio, no con el tuyo, te responderá siempre y en tiempo. Y si no te contesta igual es que tampoco le interesas.

Fácil pues. Fríele a preguntas.

Sigo.

Organización

No hablo de Trellos, ClickUps, Asanas ni demás mandanga productiva. Hablo de …

Alguien que por ejemplo sepa donde están las cosas.

Alguien que te cite a una hora y ahí esté.

Alguien que te hable de forma estructurada.

Ya ves por donde va esto.

Que pienses …

Sabe de lo que habla.

Pregúntale cómo va a hacer el trabajo. Que te lo explique. El caos se ve a la legua.

Esto es lo que vamos a hacer.

Lo primero será firmar el contrato. Luego abriré una carpeta compartida en Google Drive y te daré acceso al correo electrónico …

Creo que se entienden, ¿no?

¿Cómo trabajas?

Esa es una gran pregunta, créeme. Si no percibes orden aquí, descarta. Si dudas, descarta. Hay miles esperando ahí afuera.

Profesionalidad

Si necesitas a alguien para un trabajo y se cumplen los dos requisitos de arriba, casi al 100% no te equivocarás. Podría ser un estafador, pero por norma la gente es honrada.


Una última cosa que me pone en alerta roja siempre.

Si alguien te ofrece una web por menos de 1.000€ yo lo descartaría. Aunque seas autónomo.

Quien hace una web por 500€ la tiene que tener en dos días como mucho. Algo mínimo, simple y funcional puede valerte, pero recuerda que debe ser una persona organizada y comunicativa.

Que no se me olvide tampoco.

¿Puedes descartar a alguien bueno tomando estas medidas?

La respuesta directa es que sí. Pero hay mucho mercado ahí afuera. Sigue buscando y no te lamentes.

Usa este post cuando busques a otro tipo de profesionales. Seguro que te ayuda.

La organización y la buena comunicación es imprescindible siempre.

Igual por todo esto me he hecho mi web yo mismo 😉

Ahora me vendo un poco.

Lo que hago sé que puede ayudarte a vender más.
Déjame tu mail y te lo cuento por fascículos en siete días.

.