Si los romanos levantaran la cabeza …

Mucho nos enseñan los romanos de negocios.

Uno de esas enseñanzas tiene que ver con los puentes.

Cuentan las escrituras que cuando se inauguraba un puente en la época de los romanos, el arquitecto/jefe encargado de diseñarlo, se debía poner debajo del mismo cuando cortaban la cinta.

Y no solo eso, las tropas debían pasar por encima para evaluar el resultado.

Si iba bien, pues ahí seguía el puente. Si iba mal, pues ya sabes.

Este puede que sea uno de los motivos por los que en España tenemos tan buenos puentes romanos.

Dicho esto, ¿cuál es el motivo o los motivos por los que no construimos puentes romanos con nuestros negocios?

Para mi tiene una explicación principal. Seguramente hay más.

Quienes ahora hacen «puentes» no tienen muchos conocimientos. Conocimientos de construcción de puentes.

Del producto o servicio que venden si.

Si queremos meternos en una obra gorda, el riesgo crece.

Y las obras duraderas son las que tienen unas raíces sólidas.

Si estás adornando el puente para que se vea bonito, bien vale el esfuerzo de no dejar de lado como tienes las raíces. Porque a la gente le costará más pasar por ahí, salvo que no tenga otra opción. Y opciones hoy hay muchas.

La ventaja de hoy es que se pueden arreglar puentes sin que se caigan, pero eso ya después del enlace.

Si me dejas tu mail te enviaré unos correos en los que explico porque muchas empresas no usan el correo electrónico para vender y lo que pierden con ello.

Ideas seguro que te llevas y es gratis.

.